Kukulcan Capital

La paradoja de la prosperidad: inclusión económica y empresarial.

ADRIAN BERMUDEZ
CEO de Kukulcan Capital

La prosperidad es un concepto relativo. Acceder al crédito es fundamental para que haya inclusión económica y financiera. Sus repercusiones trascienden la esfera de las finanzas.

El acceso a los servicios financieros es el camino que todos tenemos que recorrer para tener una educación mejor y garantizar el acceso a herramientas, productos y servicios de mayor calidad para el desarrollo económico y social. La inclusión financiera es un derecho fundamental.

Usando el sistema blockchain, se puede impulsar el potencial económico de la base de la pirámide. Hablamos de miles de millones de usuarios. Cualquiera que tenga un activo, por pequeño que sea, podría intercambiar valor.  La tecnología blockchain esta por descubrir la mayor oportunidad de capital humano de la historia, lo que permitirá que miles de millones de usuarios, emprendedores y empresarios comprometidos y prósperos participen en la economía global.

La era digital ofrece posibilidades ilimitadas para la innovación y el progreso económico. El problema es la exclusión financiera y económica. En Mexico, el 73% de la población no tiene una cuenta bancaria. La desigualdad financiera es una condición económica que rápidamente puede convertirse en crisis social.

El sistema blockchain podría ser la solución. Facilitando la inclusión financiera y la creación de nuevos modelos de negocio y empresas, el mercado podría ponerse al servicio de los sueños e ideas de miles de millones de personas sin acceso a un banco.

“La identidad es la nueva moneda.”

– David Birch

La tecnología blockchain esta creando una nueva forma de identidad financiera, que no depende de nuestra relación con un banco sino de nuestra propia reputación. En este nuevo paradigma, podemos crear una identidad digital persistente y una reputación verificable, y usarlas, parcial o totalmente, en diferentes relaciones y transacciones. El sistema blockchain da fiabilidad a la identidad digital y le permite acceder a una oferta de servicios financieros. Esta prestación no tiene precedentes a una escala masiva.